1. Inicio
    2. Blog
  1. Blog

Agricultura

Temperatura Del Suelo Para La Siembra Y El Cultivo

28.07.2021
medir la temperatura del suelo

La temperatura del suelo es un parámetro fundamental de la agricultura, pues dependiendo del calor que pueda proporcionar la germinación y el desarrollo de la planta tendrá más o menos éxito. Es un valor cambiante, pues la temperatura del suelo para sembrar maíz no es la misma que para sembrar trigo o girasoles y también afecta a los microorganismos que lo pueblan.

Los valores de temperatura varían en función de la estación y la radiación solar, con lo cual los agricultores deben buscar el momento ideal para programar sus actividades.

Factores Que Afectan A La Temperatura Del Suelo

La temperatura del suelo no es un valor universal y depende de una serie de características, como el color, la pendiente, la cubierta vegetal, la compactación, la humedad y la luz solar disponible.

La comprensión de las propiedades físicas y químicas, como la correlación entre la humedad y su temperatura, permite predecir con éxito su rendimiento.

  • Cantidad de radiación solar. Es la principal fuente de calor del suelo. Por ello, la temperatura del suelo a diferentes profundidades varía, y las capas superiores suelen ser más cálidas que las más profundas.
  • Estación y condiciones atmosféricas. La distribución de energía solar depende de la estación del año y la ausencia/presencia de luz solar, las nubes y la temperatura del aire. Naturalmente, cuanto más cálido sea el día, más caliente estará la tierra.
  • El color del suelo. Los objetos más oscuros absorben más luz solar y la Tierra no es una excepción. Por tanto, cuanto más oscura es, más rápido se calienta.
  • Cobertura del suelo. La tierra desnuda se calienta más rápido, mientras que cualquier capa adicional sobre la tierra que impida la evaporación, como mantillo, cultivos de cobertura o residuos de los cultivos, reduce su temperatura.
  • Materia orgánica. Aumenta la retención de agua y oscurece la tierra. Por estas dos razones, el contenido de materia orgánica también aumenta la temperatura del suelo.
  • Ángulo de inclinación. La radiación solar penetra más intensamente en el suelo cuando el ángulo es de 90 grados y está más diseminada si el campo está en una colina.
  • Abono y estiércol. La descomposición es un proceso químico que libera un cierto volumen. En este sentido, aumenta la temperatura del suelo.
  • Humedad. Los suelos húmedos conducen el calor mejor que los secos. Esto significa que la tierra seca se calienta más rápido durante el día y se enfría más rápido por la noche. Sin embargo, el contenido de agua puede afectar de dos maneras, dependiendo de la compactación y densidad de la tierra: evaporándose desde la superficie o disipándose hacia el inferior. Las precipitaciones frías enfrían la tierra.
  • Composición y textura. La arcilla suele mostrar una mayor capacidad térmica en comparación con la arena a igualdad de contenido de agua y densidad. Sin embargo, la arena se calienta más rápido que la arcilla debido al menor volumen de agua (menor porosidad). La conductividad térmica aumenta en los suelos más finos. No obstante, los factores que afectan a la temperatura del suelo son complejos y dependen de la forma en que se combinen. Por ejemplo, el agua produce un efecto inverso en la conductividad térmica.
suelo en las colinas

La Importancia De La Temperatura Del Suelo

La temperatura afecta a las características biológicas, químicas y físicas de los suelos, disminuyéndolas o aumentándolas. Por ello, la importancia de la temperatura del suelo es objeto de exhaustivos estudios en muchos campos científicos, especialmente en biología, física, química, ecología, agricultura y economía.

Propiedades Biológicas

La temperatura promedio del suelo para la bioactividad oscilan entre 50 y 75º F. Estos valores son favorables para las funciones vitales normales de la biota terrestre y garantizan la correcta descomposición de la materia orgánica, el aumento de la mineralización del nitrógeno, la absorción de sustancias solubles y el metabolismo. Por el contrario, las condiciones próximas a la congelación ralentizan las actividades de los microorganismos del suelo, mientras que los macroorganismos no pueden sobrevivir en absoluto por debajo de los puntos de congelación. La disminución de las actividades microbianas es la causa de la reducción de la descomposición de la materia orgánica y de su acumulación excesiva.

Propiedades Químicas

Los regímenes de alta temperatura del suelo muestran una mayor capacidad de intercambio catiónico debido a la materia orgánica descompuesta. Cuanto más caliente está el suelo, más fósforo soluble en agua contiene para las plantas. A la inversa, las tierras poco calientes son pobres en fósforo. En cuanto a los niveles de pH, la acidez aumenta con un grado mayor también debido a la desnaturalización de los ácidos orgánicos.

Propiedades Físicas

Las altas temperaturas del suelo inducen la deshidratación de la arcilla y el agrietamiento de las partículas de arena, lo que acaba reduciendo su contenido y aumentando la concentración de limo. Cuanto más caliente está la tierra, más dióxido de carbono libera. El calor provoca agrietamiento de la tierra debido a la evaporación y, por tanto, la insuficiente penetración del agua en el perfil del suelo.

las altas temperaturas provocan el agrietamiento del suelo

Efecto De La Temperatura Del Suelo Sobre La Planta Y Su Desarrollo

Hay una influencia directa de la temperatura del suelo en las plantas. El calor induce el desarrollo de la vegetación en cuanto a la absorción de agua y nutrientes y el crecimiento general de la planta. Las bajas temperaturas inhiben la captación de agua debido a su menor viscosidad y ralentizan el proceso de fotosíntesis.

Además, la falta de calor es una condición desfavorable para las actividades de los microorganismos que habitan la tierra, ya que un bajo metabolismo implica una baja liberación de nutrientes y también una baja disolución. Por tanto, cuanto más fría sea la tierra, menos nutrientes y agua podrán obtener las plantas.

En cuanto al crecimiento de las raíces y los brotes, las condiciones de frío dificultan las reduplicaciones celulares y, por tanto, ralentizan el crecimiento general, tanto el aire frío como la tierra.

EOS Crop Monitoring

¡Realice análisis de campos basados en datos de satélites relevantes para tomar decisiones de forma correcta!

Temperatura Del Suelo Ideal Para La Plantación

Está claro que cuando el suelo no está lo suficientemente caliente, las plantas no pueden desarrollarse correctamente, ya que los procesos biológicos y químicos en el suelo no son lo suficientemente intensos. Además, estos mismos procesos son imposibles cuando las temperaturas alcanzan el punto de congelación.

Teniendo esto en cuenta, resulta vital conocer los valores óptimos para el cultivo de cada cultivo y asegurar unas condiciones beneficiosas para su germinación y desarrollo. El análisis de los datos históricos de la temperatura del suelo en una región concreta, el seguimiento del estado actual y la previsión de la temperatura del suelo y del tiempo son aspectos clave que contribuyen al éxito.

Una temperatura demasiado baja o demasiado alta mata tanto a los organismos del suelo como a las plantas. En particular, los cultivos se desarrollan lentamente a 90º F, mientras que 140º F son críticos, ya que las bacterias del suelo no pueden sobrevivir al calor. A 100º F, la vegetación no puede absorber suficiente humedad, ya que se pierde hasta un 85% debido a la evaporación y la transpiración. El riego cuando se superan estas temperaturas atmosféricas es poco recomendable, ya que la mayoría de los aportes de agua se convertirían en residuos debido a la rápida evaporación. Además, las gotas de agua refractadas pueden actuar como lupa y quemar la vegetación.

El secreto de un alto rendimiento depende en gran medida del éxito de la coincidencia de los cultivos plantados con el tiempo de su siembra y unas condiciones climáticas posteriores adecuadas para asegurar el rendimiento deseado.

Por ejemplo, la temperatura mínima del suelo para sembrar trigo es de 37º F, mientras que la temperatura mínima del suelo para la siembra de soja es de 59º F. En el caso de la colza y el azúcar es de 50º F y que la temperatura mínima del suelo para sembrar girasol o mijo es de 60º F. La judía seca es la más exigente en este sentido, ya que requiere una temperatura superficial del suelo de 70º F para que la germinación y enraizamiento sean satisfactorios.

En cuanto a la temperatura del suelo para el cultivo de hortalizas, los agricultores deben recordar que los tomates y los pepinos necesitan 60º F, mientras que la temperatura del suelo para la siembra de maíz dulce debe ser de al menos 65º F. Para sandías, pimientos y ocra el mínimo sube hasta 70º F.

A la hora de decidir el momento ideal para la siembra, también es importante no poner las semillas a demasiada profundidad para que alcancen suficientes capas de humedad, ya que la siembra poco profunda implica brotes más rápidos. Así, los agricultores no sólo ahorran tiempo, sino que obtienen plantas fuertes que pueden competir ferozmente contra la maleza.

plantas jóvenes cultivadas en un suelo sano

¿Cómo Se Mide La Temperatura Del Suelo?

Una vez que los agricultores se dieron cuenta de la correlación entre la temperatura del suelo y la productividad de los cultivos, empezaron a seguir ciertas reglas de siembra esperando a que la tierra estuviese suficientemente caliente.

El primer método de medición de la temperatura del suelo era primitivo, de forma manual (mediante palpación). Más tarde, se introdujeron termómetros especiales y sensores de temperatura del suelo en el campo agrícola. El hallazgo científico más reciente y práctico para determinar la temperatura del suelo es la observación remota y la monitorización por satélite. Estos métodos de medición de la temperatura del suelo se basan en la evaluación de las propiedades de reflectancia de la superficie de nuestro planeta mediante teledetección activa o pasiva.

Las plataformas en línea han dado un gran paso adelante en la medición de la temperatura del suelo, lo que permite a los propietarios de las tierras de cultivo mantenerse al día con costes asequibles teniendo la certeza de lo que ocurre en sus campos incluso sin desplazarse hasta ellos. Esta información también es útil para otros agentes de la industria agrícola, como agentes de seguros y comerciantes.

Crop Monitoring Y La Temperatura Del Suelo

Dado que la mayoría de las plantas no pueden crecer eficazmente en la tierra fría, el control de la temperatura del suelo es un aspecto importante del negocio agrícola. Su evaluación y la previsión de la temperatura del suelo son posibles con el análisis de índices de vegetación que proporcionan herramientas online como Crop Monitoring.

La cubierta vegetal enfría la tierra y este efecto permite determinar la temperatura del suelo mediante un examen de la vegetación en los campos. En este contexto, Crop Monitoring es una herramienta eficaz con cuatro índices de vegetación (NDVI, MSAVI, NDRE, ReCl). Cada índice es óptimo para ser aplicado en determinadas fases del desarrollo de los cultivos. Los informes derivados pueden ayudar a los agricultores en la toma de decisiones.

Mapa con el índice MSAVI en Crop Monitoring

Otra correlación importante es la que existe entre la humedad del suelo y el contenido de agua en las plantas (en hojas, yemas y tallos), evaluada con el índice NDMI. Este índice está disponible en Crop Monitoring y muestra si el contenido de agua es suficiente para el correcto desarrollo de las plantas. Como la saturación de agua adecuada es posible solo con ciertas condiciones de temperatura (a baja temperatura es baja), el contenido de agua en la vegetación permite juzgar también sobre el calor/temperatura del suelo.

Mapa con el índice NDMI en Crop Monitoring

Si el riego/humedad es abundante pero las plantas sufren estrés por falta de agua, significa que la temperatura del suelo sigue siendo peligrosamente baja. Un descenso de la temperatura del suelo provoca una disminución de la absorción de agua. Sin embargo, las temperaturas óptimas para el crecimiento de las raíces y los brotes son diferentes y varían no sólo en distintas plantas, sino también en las diferentes etapas de crecimiento. Este es el caso en que los diferentes índices de vegetación resultan útiles.

Curvas de humedad de la zona radicular y de la superficie del suelo en Crop Monitoring

Además, dado que la temperatura del suelo depende en gran medida de la meteorología, y en particular de la radiación solar, las nubes y las precipitaciones, conocerlas con antelación resulta de vital importancia. Crop Monitoring proporciona la previsión meteorológica para los próximos 14 días, así como un archivo de datos histórico, que permite a los agricultores programar sus eventos en el campo y generar las condiciones óptimas de crecimiento para los cultivos.

De este modo, el software en línea puede proporcionar valiosa información para la planificación y las estimaciones más precisas.