1. Inicio
    2. Blog
  1. Blog

Silvicultura

Enfermedades De Los Árboles: Identificación Y Solución

30.06.2021
enfermedad de los árboles forestales

Al igual que en otros organismos vivos, existen enfermedades que son propias de los árboles. A su vez, al haber diferentes tipos, pueden surgir diferentes problemas y/o variantes, por ejemplo, una enfermedad en los árboles frutales no tiene por qué ser la misma o tener las mismas consecuencias que en árboles florales. En cualquier caso, lo principal es descubrir el problema lo antes posible para poder empezar cuanto antes el tratamiento y minimizar los daños.

Clasificación Y Causas De Las Enfermedades De Los Árboles

Se define enfermedad de un árbol como cualquier anomalía o disfunción debido a la acción de algún agente externo. Existen un centenar de enfermedades para cada una de las miles de especies de plantas, con diferentes desencadenantes.

Causas

Existen inductores abióticos y bióticos (no vivos y vivos). Las enfermedades bióticas se agrupan según el tipo de patógeno (bacterias, hongos, virus, fitoplasmas, nematodos, etc.).

En la mayoría de los casos, los patógenos son parásitos. Sin embargo, ni todos los patógenos son parásitos, ni todos los parásitos son patógenos. Algunos parásitos no causan ningún daño a las plantas y, en consecuencia, no provocan ninguna enfermedad, de hecho, los parásitos pueden ser beneficiosos. No obstante, algunas bacterias que habitan en la tierra no parasitan las plantas, pero producen toxinas nocivas que provocan enfermedades en las raíces de los árboles.

Clasificación

La clasificación de enfermedades de los árboles se basa en los siguientes parámetros:

  • Causa – según el desencadenante.
  • Árbol huésped – en función de la especie que la sufre (álamo, conífera, pino, arce, etc.).
  • Parte del árbol – depende de la zona afectada. Hay enfermedades de hoja (follaje), de tallo (corteza) y de raíz.
  • Edad del árbol – o grado de madurez. Hay enfermedad en viveros, árboles jóvenes y árboles maduros.

La identificación de enfermedades de los árboles tiene en cuenta los signos y los síntomas. Los signos son los cambios producidos por los tejidos del patógeno (por ejemplo, la roya blanca). Los síntomas son la forma en que las plantas sufren la enfermedad (por ejemplo, defoliación, adelgazamiento de la copa, descomposición, marchitez, etc.). Gracias a la tecnología de detección de cambios, los silvicultores pueden saber cuándo los bosques están estresados.

Enfermedades En Las Hojas De Los Árboles

Como su nombre indica, afectan al follaje y los principales responsables son los hongos. Sin embargo, los signos y síntomas de una enfermedad en las hojas de los árboles pueden ser similares a las lesiones químicas de las plagas de insectos, lo que complica su identificación de y la elección del tratamiento correspondiente. Erradicar el problema depende en gran medida de la racionalidad de los costes de tratamiento y no siempre es posible debido a las condiciones climáticas favorables para el desarrollo de estos hongos. En este sentido, el método más común de tratamiento de enfermedades foliares de los árboles es la eliminación y destrucción de las hojas en otoño. Así se evita que el patógeno supere el invierno y actúe de nuevo en primavera.

Las enfermedades foliares de los árboles afectan tanto a las coníferas como a los árboles de madera dura y se diferencian por el grado de gravedad. Mientras que algunas causan poco daño, el resto son bastante peligrosas y pueden causar mortalidad.

Enfermedades En Las Agujas De Las Coníferas

Las enfermedades en el follaje de las coníferas son frecuentes, pero rara vez representan una amenaza grave. En la mayoría de los casos no requieren tratamiento, a menos que se quiera comercializar con ellos. Esto hace referencia a los árboles decorativos y de Navidad, y la fumigación es el método habitual para vencer al patógeno. Sin embargo, en los grandes bosques rara vez se aplica por falta de viabilidad y necesidad. Existen tres tipos de enfermedades en las acículas de los árboles coníferos o pinos: roya en las agujas, defoliación y tizón de la aguja.

roya en las agujas, defoliación, tizón de la aguja

Roya En Las Agujas

La roya de la aguja cubre las agujas y es una de las enfermedades menos peligrosas de las coníferas.

Defoliación

Los hongos de la costra de la aguja crecen en el interior de esas, formando largos histerotecios y suelen causar defoliación (o costra, de ahí el nombre). Dependiendo de los patógenos, se distinguen lophodermium, Elytroderma, Rhabdocline casts y muchos más. Unos cuarenta patógenos causan esta enfermedad de los árboles en los Estados Unidos.

Tizón De La Aguja

El tizón de la aguja es una infección dentro de la aguja que causa su muerte parcial. Los tipos más comunes en esta categoría de enfermedad de los árboles incluyen el tizón de la nieve, el tizón marrón, la mancha marrón y el tizón de banda roja de la aguja.

Fumagina 
Se trata de una sustancia parecida al hollín que aparece en las hojas debido a la secreción de melaza de los insectos. Esta afección no es una enfermedad, ya que los hongos que habitan en la melaza no penetran en la planta, pero la cobertura negra reduce el valor del árbol de Navidad. Es típica de las regiones del noreste de Estados Unidos y afecta a diferentes especies de pinos.

Enfermedades En Árboles De Madera Dura

La mayoría de las enfermedades de los árboles de madera dura también están causadas por hongos, sin que exista un tratamiento específico para estas enfermedades de los árboles. La gestión habitual es retirar y destruir las hojas contaminadas.

Antracnosis

La enfermedad por antracnosis muestra necrosis foliar con formas irregulares y follaje quemado que también puede afectar a los tallos. Se trata de una patología fúngica que puede causar graves daños y que es difícil contrarrestar, sobre todo cuando la primavera es húmeda y favorable para el desarrollo de los hongos.

La antracnosis es típica de árboles como nogal, roble, arce, abedul y nogal americano, entre otros.

hojas de arce infectadas

Roya De La Hoja

Las royas de la hoja se encuentran entre las enfermedades más comunes de los árboles forestales y normalmente no son peligrosas, a menos que causen la caída temprana de las hojas e impacten negativamente en su crecimiento. Las royas son manchas amarillentas con esporas pulverulentas en la parte superior de la hoja. Normalmente, las royas aparecen en la segunda parte de agosto, afectando al arce, abedul, álamo, fresno, ciruelo, sauce y álamo de Virginia.

Manchas En La Hoja

Estas enfermedades de los árboles son infecciones en forma de manchas, la mayoría de color marrón. Están causadas por algunas especies de hongos (como Actinopelte, Septoria, Mycoshaerella, Phyllosticta) y algas parásitas. Las primaveras frías y húmedas son especialmente favorables para la propagación de la enfermedad. Los híbridos de álamo son especialmente propensos a estas infestaciones de manchas foliares.

Costra Negra

Esta enfermedad en las hojas de los árboles suele estar causada por los hongos Rhytisma en la familia del arce (el arce propiamente dicho y sicomoro). Los síntomas son manchas amarillo-verdosas o verde claro a finales de la primavera-principios del verano, a las que se añaden costras similares al alquitrán a finales del verano. Aunque no matan a los árboles, provocan la caída de las hojas, lo que puede afectar al desarrollo de la planta. Esta enfermedad es común en el noreste de Estados Unidos. Si las hojas contaminadas caídas no se eliminan en otoño, el problema surgirá de nuevo la próxima temporada.

Mildiu Polvoriento

También llamado oídio, blanquilla o cenicilla, los signos de esta enfermedad de las hojas de los árboles tienen el mismo aspecto que el polvo de talco blanco, muy diferente del polvo normal o los excrementos de pájaro. Se propaga en manchas o parches y lo provoca principalmente los hongos Microsphaera. A diferencia de otras infecciones por hongos, persiste en climas cálidos y secos y coloniza plantas con buena salud. El tratamiento más común es el control químico. Estos hongos son sensibles al dióxido de azufre y no son comunes en las regiones contaminadas con SO2. Los patógenos pueden ser transferidos por el viento, los animales o la lluvia.

hojas de roble infectadas por oídio

Ampollas En La Hoja

En este caso, las hojas están infectadas por el género Taphrina que provoca un crecimiento adicional de la zona contaminada (ampollas, rizado, expansión, fruncido). La patología comienza con manchas de color verde claro que adquieren una capa blanca y finalmente se vuelven marrones. Esta enfermedad de los árboles se encuentra con frecuencia en robles, melocotoneros, amentos y alisos. Se desarrolla en condiciones de clima fresco y húmedo en la fase de expansión de las hojas. Las ampollas en las hojas no dan lugar a la defoliación y no producen un impacto grave en la planta que las sufre.

Enfermedades En La Corteza De Los Árboles

Las patologías del tallo suelen ser inducidas por hongos, como las de las hojas. Sin embargo, éstas son más graves, dependiendo de la parte afectada. Las enfermedades de las ramas de los árboles tienen consecuencias menos graves en la planta, ya que la rama infectada puede eliminarse. Poco se puede hacer con una enfermedad en la corteza del tronco de los árboles, cuando los hongos alcanzan el sistema vascular, el huésped muere.

Royas

La roya es una de las enfermedades más comunes de los árboles de hoja perenne, sobre todo en los pinos de Arkansas. Es especialmente peligrosa y puede ser letal para los árboles jóvenes debido a las agallas del tronco. Las plantas maduras pueden vivir con ello siempre que sólo estén infectadas las ramas y no alcance el tallo central.

Nudos Negros

El nudo negro es una patología fúngica típica en árboles Prunus, concretamente en cerezos frutales y ornamentales y ciruelos. Esta enfermedad de la piel en la corteza de los árboles está causada por Apiosporina morbosa, que puede habitar en la planta huésped durante varios años. Los nudos negros comienzan como formaciones de color marrón verdoso y marrón (hinchazones) durante el primer año que crecen hasta convertirse en agallas negras y duras durante el segundo. Después de dos o tres años, las agallas maduras suelen morir y volverse blanquecinas o rosadas debido a la colonización de los hongos. Estas agallas pueden ser numerosas en un árbol, lo que supone un peligro.

nudo negro en el árbol

Las esporas del hongo se extienden a otras ramas cuando el tiempo es templado y húmedo. El tratamiento incluye un control químico o mecánico (pulverización de fungicidas o poda, respectivamente). Las ramas eliminadas deben ser destruidas al instante, ya que las esporas siguen liberándose hasta cuatro meses después. Esta enfermedad en las ramas de los árboles se vuelve letal cuando alcanza partes vitales del tallo.

Cancros

El cancro es una enfermedad en la corteza de los árboles con zonas necróticas. Se produce debido a hongos patógenos (por ejemplo, Botryosphaeria, Hypoxylon, Phytophthora, Botryosphaeria, Cytospora) que penetran a través de grietas en la corteza o de lesiones mecánicas y naturales (por ejemplo, heridas provocadas por el hombre, grietas por heladas, quemaduras por fuego o por sol). Las plantas sanas hacen frente a la infestación, pero las debilitadas no pueden resistirla.

Las consecuencias pueden ser diferentes. En algunos casos, los cancros sólo debilitan a los huéspedes infectados. En otros, múltiples cancros los matan. El tratamiento químico no es eficaz en este caso y se usa la poda para eliminar las ramas infectadas. Sin embargo, si hay cancros en el tallo se corta todo el árbol.

Descomposición

El diagnóstico de esta enfermedad de los árboles es bastante sencillo: normalmente se identifica por los hongos que cubren el árbol y por la decoloración de la corteza. Los hongos se desarrollan durante muchos años antes de que puedan ser detectados, penetrando en la planta a través de heridas y alojandose en el interior. Por esta razón, la simple eliminación de los hongos no resolverá el problema. En cambio, el huésped puede combatirlos por sí mismo gracias a la compartimentación. Se trata de un proceso natural que libera compuestos químicos para deshacerse de los hongos, así como para taponar el tejido vascular y generar callo. El éxito depende de la capacidad del hongo para adaptarse al cambio y de la salud del huésped. Las pudriciones no son letales, pero debilitan la planta y estropean la capacidad de venta de la madera.

árbol infectado por podredumbre

Marchitez

La marchitez es una enfermedad letal del tronco del árbol que se diagnostica a través de las hojas quemadas sin defoliación. La planta muere debido a los hongos que se encuentran en el interior de sus vasos y que impiden la saturación de agua de la copa. Las especies más propensas a sufrirlo son el árbol de la seda o el roble, entre otras.

Enfermedades En La Raíz De Los Árboles

Las enfermedades en la raíz de los árboles afectan a la raíz y la parte inferior del tallo de las especies de hoja perenne y de madera dura. Comparando las enfermedades en hojas y corteza con las que suceden en la raíz de los árboles, estas últimas son las que presentan las mayores tasas de mortalidad, ya que impiden la absorción de agua y nutrientes por parte de la planta. Además, al desarrollarse en la parte no visible del árbol, pasan desapercibidas hasta que el daño se hace visible y es más difícil diagnosticar estas enfermedades de los árboles.

Enfermedades En La Raíz De Las Coníferas

Las enfermedades radiculares más comunes en las coníferas son la podredumbre de la raíz, el declive del pino taeda y la enfermedad de la hoja pequeña.

Podredumbre De La Raíz

Esta patología es típica de los pinos de Arkansas y se extiende ampliamente en suelos arenosos. Se produce debido al hongo Heterobasion annosum que genera formaciones que se asemejan a esponjas. Se introduce en el huésped a través de cortes y heridas frescas y luego ataca las raíces.

árbol con la enfermedad annosum root rot

Los métodos de control estándar comprenden:

  • Adelgazamiento de las masas forestales de pinos en verano, cuando la temperatura supera los 70ºF/21ºC (lo que es desfavorable para las esporas del hongo).
  • Comprobación de la presencia de escarabajos de la corteza en la zona, ya que el adelgazamiento de verano puede provocar sus ataques.
  • Rociado de bórax en los tocones.
  • Plantado con suficiente espacio entre árboles.

Declive Del Pino Taeda

Esta enfermedad de las raíces es característica del pino taeda, como indica su nombre. Se produce debido a una combinación desfavorable de circunstancias, entre las que se incluyen las malas condiciones del terreno, las plagas y la alteración general de la salud del árbol. Se propaga en los territorios del sur y sureste de EE.UU. sometidos a sequía. El estrés de la sequía reduce la resistencia de la planta a las plagas, haciéndola susceptible a las enfermedades de los insectos de los árboles, especialmente los escarabajos de la corteza. Además de destruir al huésped alimentándose y reproduciéndose, también transmiten hongos patógenos Leptographium que deterioran las raíces. Los síntomas incluyen agujas amarillas desprendidas y copas delgadas.

Para controlar esta enfermedad hay que:

  • Eliminar los árboles en declive
  • Plantar especies más resistentes
  • Combatir el problema de la sequía

Enfermedad De La Hoja Pequeña

Es común en el pino de hoja corta y el pino taeda, y está causada por Phytophthora cinnamomi. Este hongo se encuentra en todo el mundo, pero ataca en suelos infértiles con exceso de humedad. Daña las raíces y los pelos de las raíces de los árboles, y sólo puede detectarse cuando es visible en la parte superior del árbol. Sus síntomas son agujas cortas de color verde pálido, copa pobre, crecimiento lento de las ramitas y múltiples conos pequeños.

Los métodos de control son:

  • Adelgazamiento de la zona
  • Plantar especies más resistentes
  • Fertilización con nitrógeno

Enfermedades En La Raíz De Los Árboles De Madera Dura

Como sucede con estas enfermedades en otros tipos de árboles, la podredumbre pasa desapercibida al producirse bajo la superficie del suelo. Esto complica el diagnóstico y el resultado suele ser letal.

En este tipo de enfermedades de los árboles de madera dura los agentes causantes suelen ser hongos como Amalleria mellea, Corticium galactinum y Phymatotrichopsis omnivorum. Atacan a árboles sensibles y debilitados y no hay cura.

Los hongos permanecen en el suelo durante varios años después de las infestaciones, por lo que la siguiente plantación debe posponerse una media de dos a cuatro años.

expansión
Esquema de la expansión de las enfermedades en las raíces de los árboles.

Identificación Y Tratamiento De Las Enfermedades En Los Árboles

Es importante identificar las enfermedades de los árboles lo antes posible para iniciar su tratamiento a tiempo y minimizar pérdidas. La observación remota, en concreto la monitorización por satélite, puede ayudar a detectar las zonas problemáticas dañadas y es especialmente útil para observar lugares distantes y de difícil acceso. Las imágenes de satélite de LandViewer que aparecen a continuación muestran una zona forestal dañada por los escarabajos de la corteza, y cómo se extiende a lo largo de tres años sin intervención humana.

imagen por satélite de una zona forestal dañada por escarabajos de la corteza

El control de la patología depende del agente causante y la gravedad. Algunas enfermedades de los árboles no causan daño grave y para otras no hay tratamiento. Por tanto, es esencial diagnosticar correctamente y luego elegir el plan de acción adecuado.

Los métodos más típicos de tratamiento y gestión de las enfermedades de los árboles son los siguientes:

  • Prevención. Aplicaciones foliares de fungicidas o inyecciones en el tronco antes de la brotación. Además, los tocones recién cortados deben ser rociados para prevenir las infestaciones de hongos y bichos.
  • Saneamiento y eliminación. La mayoría de las enfermedades de las hojas de los árboles no se curan y es necesario eliminar y destruir el follaje en otoño para evitar nuevas infecciones en la siguiente temporada.
  • Poda. Cortar las partes dañadas es una técnica habitual para detener la propagación de las enfermedades de las ramas. Sin embargo, sólo es eficaz cuando las zonas no vitales están afectadas. Si el tronco está infectado, debe talarse todo el árbol. La poda de las hojas densas también mejora la circulación del aire.
  • Mejora de las condiciones del suelo. La susceptibilidad de la planta a las enfermedades depende de su salud general, por lo que es esencial mejorar la fertilidad del suelo y minimizar el estrés por sequía o evitar el exceso de humedad para aumentar su resistencia. Los árboles sanos a menudo pueden combatir los patógenos por sí mismos.
  • Control biológico. Los escarabajos de la corteza estropean los árboles y son portadores de hongos patógenos. La introducción de enemigos biológicos reduce sus poblaciones (por ejemplo, pájaros, ácaros, moscas, avispas).
  • Control químico. Pulverización con fungicidas, insecticidas, etc., según el agente causante.
  • Plantación de especies resistentes que toleren y se adapten a los patógenos.
  • Adelgazamiento de las masas forestales y plantación ligera para un mejor aislamiento de la enfermedad.
  • Retraso en la repoblación forestal para asegurar la completa descomposición del foco de la enfermedad.

Los bosques y huertos sufren miles de enfermedades propias de cada especie de árbol. Algunas de ellas exigen un tratamiento inmediato y otras no tienen cura. Cualquier control de las enfermedades de los árboles, independientemente de su daño y gravedad, comienza con una vigilancia adecuada. La observación posterior es necesaria para evaluar el alcance de los daños, seguir el desarrollo de la enfermedad y tomar decisiones adecuadas. La observación remota es un método eficaz para obtener información veraz sobre la marcha y facilitar una respuesta adecuada y oportuna.